Martes, 23 de Julio de 2024

22.1º

Morelia, Mich

Tupátaro invita a la Feria del Mole, 17 y 18 de diciembre.

Tupátaro invita a la Feria del Mole, 17 y 18 de diciembre.

La tenencia de Tupátaro, pueblo famoso por el bello artesonado de su templo, que se remonta a la época virreinal, se llevará a cabo su primera Feria del Mole, este sábado y domingo 17 y 18 de diciembre.





En conferencia de prensa, celebrada en la Secretaría de Turismo del Estado (Sectur), el jefe de Tenencia, Andrés Granados Lara; la Cocinera Tradicional Elitania García Castro y la representante del Comité Organizador, Nalleli Delgado López, dieron a conocer que el evento tiene por objeto activar la economía de la población, dar a conocer la riqueza gastronómica de la tenencia y mantener la difusión cultural de su joya arquitectónica y pictórica.





En el evento participarán 16 cocineras tradicionales y habrá venta de mole preparado y en pasta, así como otros platillos típicos de la región, como el pan de maíz azul y atoles de sabores como limón, mezcal, ponche y jamaica, entre otros.





Se presentó el programa de actividades durante los dos días:





17 de diciembre





-10:00 horas. Acto oficial de Inauguración.

-10:50 horas. Degustación de mole.

-11:30 horas. Presentación del ballet folklórico de Pátzcuaro.

-12:00 horas. Clase magistral de mole con Elitania García.

-12:30 horas. Clase magistral atole tradicional “María Nambo”.

-13:00 horas. Presentación del ballet folklórico de Lagunillas.

-13:30 horas. Clase magistral de mole con María de Lourdes Fabián.





18 de diciembre





-10:00 – 18:00 horas. Degustación y venta de mole y antojitos mexicanos.

-10:00 – 18:00 horas. Exhibición y venta de artesanías.

-10:00 – 18:00 horas. Cata y venta de mezcal.

-18:00 horas. Cierre del evento.





Tupátaro, tenencia perteneciente al municipio de Huiramba, tiene unos de los atractivos turísticos más importantes de la región, ya que en su templo, se puede disfrutar de un retablo, y es considerada una joya de las iglesias de Michoacán.





La sencillez del histórico edificio, construido en el siglo XVI, contrasta con la riqueza de su interior que comprende un retablo en honor a Santiago o Señor del Pino, hecho de madera tallada, ensamblada, estofada y policromada, así como un artesón o estructura de madera policromada que recubre el techo.